El Incómodo Amor Adolescente – Tsuki ga Kirei

Akane carga consigo una pequeña mascota que utiliza para calmarse cuando el estrés le sobre pasa. Kotaro entra en un round de box con el cordón de su lámpara cada que se pone ansioso.

 

La adolescencia es una etapa en la que los que están pasando por ella realmente no pueden o no tratan de entender y los que ya hemos salido de ahí realmente no podemos explicarla de primera mano, ahora mismo no puedo pensar en una razón lógica para mis acciones pasadas, sólo sé que había una y tenía sentido en aquel entonces.

Puede ser un difícil representar personajes en esta fase de la vida tan rara e inexplicable, por lo tanto es necesario reconocer el excelente trabajo que ha hecho tsuki ga kirei en este aspecto, en poder representar unos personajes que se sienten tan reales, con un tono y un ritmo tranquilo que me da una sensación de realismo tan grande.

La pareja de protagonistas tienen una presencia creíble en el mundo en el que habitan, no son para nada personas directas y aun así podemos empezar a clarificar sus personalidades y actitudes. La manera de actuar de Akane cambia dependiendo con qué persona interactúe y en que circunstancia, sus problemas de ansiedad se contrastan con su gran talento a la hora de correr, la actividad física es un gran calmante para ella, la presencia de Kotaro es algo diferente, la serie se fía de sus monólogos internos para tener una impresión un tanto más clara de él, cómo todo buen ávido lector se la vive en la biblioteca, es el primero en llegar y el último en irse. Kotaro tiende a filtrar sus experiencias a través de las citas de sus autores favoritos (Osamu Dazai siendo el más mencionado).  La aspiración de Kotaro es ser escritor queda perfectamente con la manera en la que se nos presentan sus pensamientos internos haciendo que esto quede de manera natural en su personaje.

El primer episodio presenta de una gran manera la actitud de nuestros protagonistas, al encontrarse en un restaurante con sus respectivas familias, cuando la madre de Akane va a saludar a los padres de Kotaro, poniendo esto incómodos a los dos, y con gran razón, ¿a quién no le ha avergonzado su padre/madre en algún momento cuando se trata de compañeros de clase? Y más si es del sexo opuesto. Después se encuentran en la máquina de refrescos, Kotaro se pone tan nervioso que al ver que Akane se aproxima a la máquina se cambia de lugar hacia la de café.

Son estos momentos exasperantes de cualquier joven en su etapa adolescente llenos de situaciones incómodas en las que quieres que la tierra te trague lo que mejor representa Tsuki ga Kirei, ¿y que situación más difícil que hablarle a la persona que te gusta?, las interacciones entre ellos dos son tan incómodamente bellas, son tan buenas escenas que siempre me encuentro nervioso a la expectativa de que va a hacer esta vez el padre de Akane, o que van a decir los demás compañeros de clase, la serie encuentra una manera de avergonzarme a mí también sobre lo que le pasa a los personajes.

cafetería3
Dazai dijo: “Cuán atroz, arduo e insoportable es vivir”

Recuerdo tener interés por una chica de mi escuela y batallar conmigo mismo para pedirle su número, y aunque realmente era muy tímido como para hablar con ella en persona, hablando por WhatsApp todo era más fácil, podía pensar mejor lo que iba a decir y no tenía que lidiar con la vergüenza de verle a la cara, es por esto que me siento tan identificado con Kotaro y Akane, su relación avanza casi a puro mensaje de LINE, es ahí donde pueden hablar sin presión alguna, pueden ser más expresivos y atrevidos, las pequeñas pistas de que se están enamorando se muestran aquí, donde pueden ser más abiertos, donde pueden preguntar cualquier cosa y mandar un montón de stickers, así muestran el mejor lado de sí mismos. Lo ansiosos que se muestran esperando que el otro responda, la decepción que sienten cuando no responden por un ‘largo’ tiempo, la necesidad de estar pegado al celular todo el día por sí responde hasta el punto de esconderlos de sus maestros en un viaje escolar sólo para poder chatear, este aspecto de interacción humana me trae un sentimiento nostálgico que aprecio personalmente, son aspectos de la vida brillantemente retratados, es prácticamente un lenguaje que aprendes a una cierta edad pero que nadie te lo puede enseñar

Como ya mencioné antes, la serie encuentra una forma de ponerme nervioso con sus escenas, y esto se representa demasiado bien en esta escena, una toma de una cámara tímida, tan nerviosa como ellos y yo evitando contacto visual, representando en su máxima expresión el incómodo e inaguantable sentimiento de estar sentado al lado de la chica que te gusta, queriendo expresarle tus sentimientos, todo esto sin una sola pizca de diálogo innecesario, dejando que las expresiones de los personajes hablen por ellos a través de sus movimientos y sus cambios de posturas, con el mayor sentido de vacilación.

La gran manera de Kotaro de expresar sus sentimientos queda perfectamente con su pasión de escritor; a través de la popular frase “tsuki ga kirei desu ne?” que la literatura japonesa acuñe como sinónimo de “te amo” según Natsume Souseki, puesto que piensa que dos personas enamoradas no necesitan de palabras directas para expresar sus sentimientos.

Son pocas las palabras que tengo para expresar de qué manera Tsuki ga Kirei se ha ganado un puesto en mi mente estas recientes 4 semanas, con tan pocos capítulos me ha hecho querer a los personajes, desear por su bienestar y el de su relación, es verdaderamente asombroso todo lo que ha conseguido, y desde aquí espero que sólo mejore.

kotarobebe

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s